Carta abierta a quienes votarán por AMLO y el PRD.


En agosto del año pasado suscribí la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, del EZLN; soy, como quien dice, adherente, y participo de la construcción permanente de La Otra Campaña, sobre todo en la Ciudad de México.

En 1994, siendo miembro de la presidencia colectiva de la CND emanada del primer Aguascalientes zapatista, acudí a las urnas para votar por Cuauhtémoc Cárdenas (aún tenía en la memoria cuando en compañía de mi padre gritaba aquello de “¡20 millones; ja, ja, ja!”), y cuando el ingeniero ganó la jefatura de gobierno del DF mi corazón fue uno de los miles que, estando a la izquierda, palpitaba con esperanza en la Plaza de la Constitución.

Tenía tres años de haber llegado a tierras morelenses, que para mí es como decir zapatistas; Pablo Ramírez Lobato, también miembro de la CND, recién había sido asesinado por órdenes de Carrillo Olea en el centro de Yautepec; así que cuando surgió la digna lucha del pueblo de Tepoztlán contra el Club de Golf y la posterior caída del otrora director del Cisen, amigo de armas de aquel Absalón Castellanos de tan triste memoria, no pude menos que ser parte de aquella fiesta cívica.

Luego de misiones civiles de observación electoral o contra la militarización en Morelos y Guerrero, de asistir a la fundación del Congreso Nacional Indígena y cuidar de la comandanta Ramona o de ser una gota más en la mar zapatista que organizara la consulta sobre derechos y cultura indígena de 1999, la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, abanderada con el sueño democrático que compartiera José Ramón García Gómez hacia aquellos días de 1988 en el que el salinismo lo convirtiera en el primero de los cientos de desaparecidos durante su sexenio, promovió que yo fuera consejero electoral del IFE para el distrito que comprende Huitzilac y Cuernavaca.

Lejos, muy lejos de la estatura de José Ramón, como consejero lo más que hice, amén de sumarme a la insistencia del IFE de que ninguna casilla electoral quedara instalada dentro de territorio militar, fue garantizar que el voto de las y los morelenses del Distrito 01 fuera respetado.

Jamás confié en partido político alguno, por lo que rechacé la invitación que en su momento Graco Ramírez nos hiciera a José Montes y a mí de sumarnos al PRD. Del PRI, la desaparición del mismo José Ramón, el asesinato de Pablo y toda su historia de complicidades e intereses creados que han hecho de ese partido el cártel de cárteles dentro del crimen organizado, lo dice todo. Respecto al PAN, su sello autoritario, fascista, que pronto se daría a conocer en los casos de represión contra las trabajadoras y trabajadores de Confitalia, el Hospital del Niño y el Frente Cívico pro Casino de la Selva (FCPCS); entre muchos otros, no dejan lugar a dudas.

Cuando desde el poder legislativo que terminó por burlarse de la palabra empeñada en los Acuerdos de San Andrés salió la nueva burla que significó la composición del actual Consejo General del IFE, comencé a barruntar la posibilidad de no solicitar ser consejero electoral una vez más; la Sexta Declaración de la Selva Lacandona vendría a convertirse en la razón definitiva para no hacerlo.

Después me enteraría que el sello antidemocrático con que había nacido el nuevo Consejo General se repetiría por lo menos en el Consejo Local del instituto que será árbitro del proceso electoral federal en Morelos, y que por enjuagues de personajes que en otros escenarios se visten de antineoliberales en luchas contra acuerdos de libre comercio, Cecilia González Arenas, una de las mejores y más honestas personas que tuviera el IFE en el estado como consejeras, había quedado fuera de la jugada.

Y si esto pasaba con el “árbitro”, los contendientes no se quedaban atrás. No abundaré sobre todo eso que ustedes conocen inclusive mejor que yo y que hace del PRD todo menos un partido político de izquierda. Sin embargo, lo que sí quiero reconocer es que todavía su base social cuenta con innumerables ejemplos de gente buena y cabal que, confiando en el rayito de esperanza, están dando lo mejor de sí para hacer realidad el sueño de un país nuevo y mejor.

Quienes estamos en La Otra Campaña no creemos que su candidato cumpla con las expectativas que ha generado. De los otros dos, por hablar de quienes tienen más posibilidades de llegar a Los Pinos, no es necesario ni siquiera gastar más tinta: si Marcos es un payaso con aires de protagonismo, los otros dos son apenas las copias baratas de personajes esperpénticos que en su querer convertirse en un Hitler tricolor, el uno, y un Franco blanquiazul, el otro, ya están adelantando las muestras, Atenco entre ellas, de lo que harán llegando al poder con la suave matria nuestra.

Pero, retomando, si bien no creemos en su candidato ni mucho menos en su partido, sí creemos en ustedes. Creemos porque les hemos visto llenar el Zócalo de Cuernavaca exigiendo la renuncia de Jorge Carrillo Olea, porque fuimos testigos de su solidaridad con Tepoztlán y con la causa zapatista, porque marchamos hombro con hombro cuando la represión al FCPCS y porque les vemos día tras día construir con imaginación y alegría la esperanza.

Y por eso, aunque caminemos caminos distintos, es que les escribo. Morelos, ustedes lo saben bien, es una bomba de tiempo a la que sólo le falta que la testerén para que explote. Sabemos que la decisión de que así sea no vendrá de ustedes, y espero que crean que tampoco vendrá de nosotros.

Los Sauces, Tlalnepantla, Cuautla, Santa Catarina, Tetelcingo, Amacuzac, Yautepec son algunos focos que han comenzado a prenderse ya de los muchos que luego lo harán. El gobierno del estado, lo mismo que el federal, tiene ya facturas pendientes que cobrar en estos casos, y si ustedes, agarrados de su enojo que tienen por lo que decimos de las “finísimas personas” con que se hace rodear su candidato o de la propia memoria de lucha y resistencia que, decimos, ha traicionado su partido; si ustedes continúan de brazos cruzados como hasta ahora lo han hecho para con nuestras presas y presos, nuestros desaparecidos y desparecidas, sólo por ser adherentes de La Sexta e integrarse en La Otra, la violencia alcanzará de nuevo estas tierras y será tanta que no sólo salpicará nuestros televisores y periódicos.

Ellas y ellos, los que están arriba, quieren dejarnos inmóviles por el terror; quieren que ustedes no salgan a las calles el próximo 2 de julio y continúen la historia que dejaron a medias hace seis años cuando decidieron sacar al PRI de Los Pinos votando por el PAN, ahora votando por el PRD, y quieren que nosotras y nosotros guardemos silencio para siempre, que no digamos que un México nuevo y mejor pasa necesariamente por su construcción desde abajo y a la izquierda.

Muy probablemente, muchas de nosotras y nosotros de quienes estamos en La Otra Campaña no votaremos por su candidato, no lo haremos por ninguno (aunque no faltará quien sí lo haga: el voto es secreto); pero eso no determinará su triunfo o su derrota. Eso lo decidirán los números, no las ideas, y nosotros somos apenas unos cuantos ¿no es cierto? Aún así, cuando quienes arriba nos pisotean pretendieron sacar a su candidato de la jugada electoral con el asunto ese del desafuero, salimos a las calles junto con ustedes.

Si ahora ustedes cierran los ojos a la represión y con su silencio se hacen cómplices de allanamientos sin órdenes de cateo, aprehensiones sin órdenes de detención, violaciones y abusos sexuales a detenidas de todas las edades, tortura sin importar si se es hombre o mujer o niño o anciano; eso sí haría la diferencia… pues la indiferencia también es violencia; y terminarán dándonos la razón de no caminar el mismo camino que ustedes, ése donde los Ebrard, los Anchondo, los Camacho Solís, las Díaz, los Monreal, los Morales, los Martínez Cue o los Salgado Brito se multiplican.

Comentarios

  1. Rosa García M. y Gabriel (Plataforma Mexicana vs la Guerra "No en Nuestro Nombre, México"31 ago. 2012 23:33:00

    TOTALMENTE DE ACUERDO CON ESTE PLANTEAMIENTO Y LO SUSCRIBIMOS. SALUDOS.

    ResponderEliminar
  2. Tambien Poncio Pilatos en su momento se lavó las manos, pero esa acción tambien lo definió, y no evitó lo inevitable; el decir abiertamente que algunos miembros de su movimiento y tu mismo, que iran a las urnas y votaran en blanco, es como ofrecer un cheque en blanco y no precisamente al PRD o a AMLO, no importa si son muchos o pocos votos, como tu lo dices; pero es avalar por un lado la posibilidad de un fraude electoral, y por otro, el justificar su inacción ante la inevitable mirada de quienes leen estas notas.

    ResponderEliminar
  3. Pilatos se lavó las manos no de cara a un proceso electoral de suyo cuestionable por circunstancias que en el texto se mencionan y por muchas otras que no, sino ante la instigación al crimen, la injusticia, la humillación, la tortura y el asesinato que protagonizaron los grupos en el poder, los "dueños de la razón", "los más", haciéndolo su cómplice. Así, la comparación con Pilatos es más exacta para con quienes mirando cómo el poder persigue, golpea, viola y mata se quedan de brazos cruzados, se asocian con "los más" y "los dueños de la razón" de estos tiempos y claman por una sangre que no es suya o, simplemente, guardan silencio y cierran los ojos; acción que como aquél a estos también los definirá. Eso del voto blanco igual a cheque en blanco es una comparación por demás simple; más en blanco es un voto tachado salido de la mano de alguien que no regresará hasta dentro de tres o seis años a las urnas; de alguien que creyó que su condición de elector se limitaba al día de la jornada electoral y el resto de los días, las semanas, los meses, los años y el sexenio hará como si no hubiera votado. Por otra parte, un voto en blanco no avala fraude alguno; más lo avala un voto tachado que hace el caldo gordo y sigue el juego de quienes arriba dispusieron por quién se podía y por quién no se podía votar, sobre todo si el proceso electoral todo es ya un fraude en sí. Y, ¡por favor!, ¿cuál inacción? Inacción sería no haber ido a votar, y aún ello sería también otra forma de no avalar el fraude que significa todo el sistema político mexicano en su conjunto, porque se estaría diciendo no sólo que no se cree en tal o cual candidato, sino que no se cree en este sistema que los hace reproducirse y saltar de un partido a otro; menos pasaría entonces con un voto en blanco que además obliga a ser consecuente con ello y construir todos los días y desde abajo algo verdaderamente a lo que arriba dictan. Aún así, hay quienes confían en la lucha electoral para cambiar las cosas y, sin ánimo de burla, tienen todo nuestro respeto; y lo tienen porque no se quedarán de brazos si su candidato pierde o, mucho menos, si gana; porque lo harán cumplir con la palabra que empeñó. A ellas y a ellos es a quienes escribimos, porque aún no estando de acuerdo con nosotr@s no nos dejarán sol@s si el poder nos pisa, pues tienen claro que si ahora somos nosotr@s luego vendrán ell@s. La pregunta, entonces es: ¿qué harán las otras y los otros, ustedes, que todos los días enarbolan banderas de lo políticamente correcto pero se quedan tras sus puertas esperando a que haya pasado el funeral de su vecino sólo porque no pensaba como ustedes, aunque actuara más?

    ResponderEliminar
  4. Octavio Rodríguez Araujo31 ago. 2012 23:36:00

    No suscribiría su texto. Una de las razones por la que no lo suscribiría es porque usted dice: "Eso lo decidirán los números, no las ideas, y nosotros somos apenas unos cuantos ¿no es cierto?" Además de números hay ideas. Se lo pongo de la siguiente manera: Calderón representa no sólo la continuidad de Fox, que de suyo es grave, sino a la ultraderecha neofascista. López Obrador no, aunque su discurso no fuera digno de ser tomado en cuenta. Ahí ya hay una diferencia, y grande, de ideas. Madrazo representa a lo más corrupto del PRI y al autoritarismo de viejo estilo. Ahí también hay una diferencia de ideas. La madre Teresa no es candidata, ni usted ni yo que no mentimos. Usted sabrá si prefiere a Calderón o Madrazo a López Obrador, porque uno de ellos va a gobernar y usted y yo seremos gobernados por uno u otro. Piénselo bien. Los números serán necesarios no para que ganen unas ideas (a las que usted no les da valor) sino para que pierdan las ideas que ni usted ni yo queremos: las que representan el PAN y el PRI y sus respectivos candidatos, además de Salinas atrás de ambos.
    Qué bueno que usted mantiene un bajo perfil (casi "clande", como insinúa), porque sólo así podrá desarrollarse La otra campaña si ganan Calderón o Madrazo. No será necesario si gana AMLO. Piénselo bien. Ustedes son pocos, sí, y poco influirán en el proceso electoral. Los pocos de La otra, sin embargo, tienen una cualidad (que cualquiera con decisión también puede tener), poder cerrar calles y carreteras y perjudicar a millones de trabajadores que no son estudiantes ni los mantiene papi, pues ellos sí tienen que trabajar y alimentar a su familia. Pero impedir que la gente vaya a su trabajo no los hará crecer: si ahora son pocos menos serán en el futuro. Finalmente, el hecho es que aunque sean pocos y en el norte del país serán menos (como lo comprobará Marcos cuando tenga a bien abandonar el DF y los reflectores de la TV gracias a Atenco), de todos modos están llamando a no votar. Para decirlo con Marcos en entrevista con Aristegui: "no llamamos a no votar pero tampoco a votar", lo cual es una tontería pues es imposible, el asunto es binario: 0 o 1, como un apagador de luz: o prende o no prende. Y si están llamando en los hechos a no votar es para permitir que Calderón llegue a gobernarnos. Piénselo también. Aquí sí, no es un problema de números, sino de ideas, y las ideas que están atrás de La otra campaña, si las cosas no cambian, es que gane Calderón, aunque no sea por el no voto de los de La otra campaña, que ciertamente son pocos. Ya le daré las cifras que estoy elaborando.
    Fraternalmente...

    ResponderEliminar

  5. Maestro, lo he leído desde hace mucho cada que puedo o me doy un chance para ello y eso me permite entender que no suscriba mi texto; en él se escurre eso tono rijoso y quizá hasta majadero que algunos mal copiamos al Sup y que a usted y otras personalidades de altísima estatura moral, como los maestros Almeyra y Bartra, con justa razón, les cabrea.
    Efectivamente, lo que el texto hace es ser una provocación; porque así como hago la invitación a no quedarse de brazos cruzados ante la represión, dejo en claro que tal invitación no quiere decir que estemos a favor del candidato perredista. Probablemente, al tiempo que abro los brazos meto el pie; pero creo que hay algo más importante que eso: el silencio cómplice de la mayoría de los perredistas ante lo que sucede a raíz de Atenco.
    Lo mismo que hago, lo hace el maestro Almeyra, claro que con mucho mejor oficio y una experiencia que antecede al mismo Ché que yo apenas idealizo; sólo que lo hace del otro lado, el de su propia posición, crítica como la de usted, ante un zapatismo que parece encerrarse de nuevo en su propia soberbia y sus propios análisis respecto a una realidad que no quiere ver y hasta desprecia... como eso de cagarse en la correlación de fuerzas.
    Así, la frase que usted enfatiza (y tenía varias para detenerse en ellas y decir porqué no suscribir la Carta abierta...) es también otra provocación, porque mi humilde análisis me dicta que el candidato de la Coalición Alianza Por el Bien de Todos se enfocó más (mucho más) en la guerra de las encuestas que en la presentación de propuestas, aunque las tuviera.
    Yo no digo, maestro, que no hubiera ideas; lo que digo es que éstas no guiaron la campaña de López Obrador y su partido, quedaron atrás de lo que dijeran de los números, y cuando el chachalacazo y la guerra sucia influyeron, no en la correlación de fuerzas, sino en los números de las encuestas (amañadas o no), es que Andrés Manuel y su equipo de campaña se enfocó en anteponer las ideas a los números, como creo que debieron hacer desde un principio.

    ResponderEliminar
  6. Que Calderón representa no sólo la continuidad de Fox, sino la ultraderecha neofascista es algo que sabemos y tenemos en claro quienes participamos en La Otra Campaña. Que López Obrador no, al menos no como Calderón, lo que se trasluce de un discurso que sí hemos tomado en cuenta; también. Que Madrazo representa a lo más corrupto del PRI y al autoritarismo de viejo estilo; creo, se lo digo de nuevo con humildad, que se quedó corto maestro: Madrazo no es sólo un corrupto, ni siquera el más, es un capo, un criminal, un delincuente de alta, altísima peligrosidad... algo así como un Stalin a la mexicana; mientras Calderón es, por decir lo menos, un Franquito en potencia. Y claro que hay diferencias sustanciales entre ellos y un Andrés Manuel López Obrador, que con todo y sus ideas congeló leyes de transparencia, aborto y sociedades de convivencia en el DF, al tiempo que impulsó otras de criminalización de pobreza como la de Cultura Cívica; que con todo y sus ideas está siendo cómplice de cómo el DF, el más importante bastión del perredismo, quedará en manos del priísmo, ese sí de viejo estilo o no tan nuevo estilo; que con todo y sus ideas, aprueba con su silencio la llegada de la cauda de "finísimas" personas que han llegado a su grupo más compacto y a su partido, incluyendo cómplices (quizás hasta materiales) de los más de 500 perredistas asesinados entre los sexenios salinista y zedillista.
    ¿Dónde están las ideas de López Obrador cuando llama como uno de sus principales operadores políticos al principal operador político de Salinas de Gortari en el DF y sostiene que su gallo para jefe de gobierno es el subalterno de aquél? ¿Dónde, cuando los Anchondo, los Sabines o los Martínez Cue se suben al barco perredista y él no parece inmutarse? ¿Dónde, cuando la brutalidad policiaca en San Salvador Atenco, y él sólo atina a decir que condena la violencia, venga de donde venga, como si la inhumana y despolitizada golpiza al agente del PFP fuera equiparable al criminal y miserable operativo de venganza del gobierno estatal y federal? Y se equivoca, maestro; claro que le doy valor a las ideas; sólo que las más de las veces las veo hechas a un lado, guardadas para poder negociar con cardenales cómplices de pederastas o con empresarios que se enriquecieron gracias a Salinas, gracias a Zedillo y que piensan seguirlo haciendo gracias a Calderón, Madrazo y también a López Obrador, al fin que sólo le costaría un equipo de beisbol.
    Afortunadamente, la madre Teresa no es candidata; pero más afortunado es que Marcos tampoco lo sea; por lo menos la madre Teresa era tan anticomunista como Wojtyla, pero el Zero (con Z de Gael García) es un militar tan autoritario o más que de lo que le acusa ser a López Obrador cuando dice de él que es el huevo de la serpiente... aunque tampoco mienta. Ya sabré, en efeto, si prefiero a Calderón o Madrazo a López Obrador... usted, por su parte, también lo sabrá, así como, si no mal recuerdo, prefirió a Fox hace seis años y mostró cuánto y cómo le dio valor a las ideas y cuánto y cómo a los números.

    ResponderEliminar
  7. Comparto con usted el cálculo de que si ganan Calderón o Madrazo La Otra Campaña tendrá que mantenerse con un perfil casi o del todo clandestino; ya lo dijeron respecto a lo que pasó el 3 y 4 de mayo en Texcoco-Atenco, y lo siguen expresando entorno a las acusaciones de tortura para con nuestras compañeras y compañeros presos, y le agradezco la tranquilidad, el rayito de esperanza de que si gana López Obrador no será así y podremos seguir, siendo tan poquitos, "cerrando calles y carreteras y perjudicando a millones de trabajadores que no son estudiantes ni los mantiene papi pues ellos sí tienen que trabajar y alimentar a su familia". Una cosa nada más, por ahora, ¿supone usted que quienes estamos en La Otra Campaña no somos trabajadores? ¿Que todos somos estudiantes a los que papi mantiene? ¿Que no participamos en ella quienes tenemos que trabajar ni alimentar a nuestras familias? Si es así, me dará mucho gusto compartir su mirada con Ángel Benhumea, trabajador de la UNAM y papá de Alexis Ollin, quien está en coma gracias a una lata de gas lacrimógeno; con Jorge Salinas, el telefonista al que más de 20 policías de la ASE mexiquense golpearon tanto que los medios dejaron de lado la golpiza, también salvaje, al policía de la PFP, o a Edith Rosales, enfermera del IMSS, que continúa presa en Santiaguito acusada de un secuestro que no pudo hacer porque ni siquiera estuvo en el lugar de los hechos, claro, si la veo.
    Qué malo, por el contrario, que usted mantiene un alto perfil, por lo menos en cuanto a medios de comunicación y la academia universitaria toca; seguramente sus posiciones y opiniones políticas, de ganar Madrazo o Calderón, lo harán ser un perseguido de sus regímenes autoritarios. Pero, por otro lado, qué bueno, porque si gana López Obrador usted podrá seguir escribiendo de todo aquello que AMLO no cumplió mientras invita a votar por enésima vez de forma útil. Quizás así, y no con bloqueos, ustedes crecerán y mucho.

    ResponderEliminar
  8. Sí, ahora son grandes, y más lo serán en el futuro y, claro, eso para nada es una tontería como eso otro de "llamar en los hechos a no votar"; sólo que creo que esta vez se equivoca maestro; "llamar en los hechos a no votar" no es para permitir que Calderón nos gobierne. No llamamos a votar ni a no votar, porque queremos, en su lugar, llamar a reflexionar, discutir y organizar qué hacer si, en el peor de los casos, ganara Calderón. Porque, sabe, el asunto no es binario; votar o no votar no es el dilema, sino qué haces con tu voto o tu no voto. Puedes votar y quedarte de brazos cruzados a esperar que pasen otros tres o seis años. Puedes votar y, además de quedarte de brazos cruzados, quejarte de lo que aquél por quien votaste no tenga la fuerza o la voluntad política de cumplir la palabra que empeñó y que tomaste para ir a votar por él. Puedes no votar, quedarte de brazos cruzados y no hacerlo otra y otra y otra vez, y seguir así mientras esperas si ahora sí la selección mexicana de futbol anotará el penalty. Puedes no votar, quedarte de brazos cruzados y hacer del deporte nacional de insultar al presidente en turno tu hobby favorito. Puedes votar o no votar, y tampoco quedarte de brazos cruzados y llamar a las otras y a los otros que como tú no creen en el voto útil, ni en el coco, ni en el petate del muerto, ni en las amenazas veladas de que si gana el peor será por tu culpa y la nación y el pueblo y diosito que está en el cielo te lo demandará, e intentar construir algo mejor que los que sí votaron no construyen porque, hayan votado por quien hayan votado, esperan de su mesías la solución o el castigo menos peor; y puedes, además, llamar a quienes sí votaron y no por ello están dispuestos a quedarse de brazos cruzados, a quienes habiendo votado no te miran con desprecio ni con burla porque aunque te crean equivocado te miran como a un otro que es su igual. ¿Suena romántico? Igual sonaban aquellas y aquellos que en lugar de irse a las filas del priísta que habiendo sido pésimo gobernador en Michoacán aspiraba a regresar y vivir de nuevo en Los Pinos, y en 1988 apostaron por lo más rojo de lo rojo con doña Rosario Ibarra... y, no sé usted maestro, pero para mí son, como usted, dignos de toda mi admiración y respeto.
    Fraternalmente.

    ResponderEliminar
  9. Adriana Mújica31 ago. 2012 23:49:00

    Coincido plenamente con ustedes en la carta abierta que envían. Creo que el PRD (en términos generales) se está olvidando del compromiso social que lo había caracterizado.
    Sin embargo, creo que habemos personas que hemos optado por intenter la lucha electoral desde una postura coherente con el compromiso social.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mi querido Sebastian:
    Creo que he vivido mucha cosas màs, de lo que escribes en tu carta. Y es para dar coraje por los compañeros que hemos perdido.
    Creo que es importante sacar el coraje, y convertirlo como dijera el Tio Ho Chi Minh, cuando estaba Viet-Nam en guerra contra Estados Unidos. EL ODIO DE LOS ESTADOS UNIDOS HAY QUE CONVERTIRLO EN AMOR REVOLUCIONARIO. Que significa esto. Significa luchar con màs inteligencia, con màs organizaciòn y con màs vision de la ciencia politica para destruir este sistema opresor.
    Te recuerdo que Marcos es muy inteligente. Lo menciono, porque Marcos en la entrevista de televisiòn menciono el articulo 39 de la constitucion, que mas o menos dice asì: el pueblo tiene el derecho de poner el gobierno que quiere. En este sentido hay que hacer que el pueblo se meta en la cabeza este articulo, hay que despertarlo para que sepa sus derechos y tome conciencia que es el principal motor de la riqueza de este paìs, hay que educarlo para que sea capaz de dirigir este paìs.
    Sabemos que hay que cambiar el rumbo del pais. Y ahora viene lo mejor ?que tipo de paìs queremos¿, ? como vamos a recontruir el paìs¿,'? Quienes van a gobernar dirigir el paìs que queremos¿.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  11. Estimado Sebastián, al igual que tú, yo también he tenido la oportunidad de participar desde hace muchos años en movimientos que buscan un México más justo y más digno. Uno de estos fue precisamente el iniciado por el Dr. Salvador Nava en San Luis Potosí hace varios años. También estuve en la CND en Chiapas, y entre muchos momentos, me tocó vivir la época de persecusión zedillista contra los zapatistas y a quienes les apoyaban. No abundo demasiado pero, tras bambalinas, entre la gente que trabajaba de sol a sol sin buscar reflectores, fui testiga cercanísima de diferentes procesos vividos por el EZLN y por las organizaciones civiles y sociales que en su momento brindaron su apoyo y hasta el último de sus recursos, y puedo asegurarte que hoy por hoy no existe un líder, caudillo o representante social que pueda considerarse tan químicamente puro como para erigirse autoridad moral de nadie. En ese sentido me parece preocupante que prácticamente no haya un ejercicio de autocrítica al interior de los movimientos sociales, sino justificaciones complacientes de errores cometidos pero no corregidos, que actualmente están llevando a una buena parte de la población bienintencionada pero informada a medias, a fortalecer (espero que sin querer) a la ultraderecha de este país. Es lamentable lo ocurrido en Atenco y a mi manera, desde mi trinchera ciudadana me organizo con otros y participo en mi comunidad no sólo para exigir justicia, sino para que estas acciones y reacciones no sean el recurso final para resolver tantos problemas, pero ¿sabes?, me siento engañada.... justifiquen lo que justifiquen, y por simpáticas y ocurrentes que parezcan, el hecho es que lo que están promoviendo las "ultras-lo-que-sea" que al final acaban por tocarse, es la confusión y con ella el abstencionismo, en un escenario similar al de 94, ¡con los mismos actores!, todo ello en beneficio del candidato gris: en 94, Zedillo, bateador emergente a quien nadie le tiraba un lazo, y ahora para el candidato priísta que en tonalidades similares, va tranquilito, sobre caballo de hacienda. En aquel entonces se aseguraba que "la elección estaba entre Cárdenas y el Jefe Diego".... ¿y qué pasó?... O ¿qué sucedió con las boletas que quedaron en blanco en Chiapas en 1997? ¿te acuerdas? Como organizaciones civiles, movimientos sociales o ciudadanos de a pie -que es mi caso-, pensemos por favor a quién o a quiénes les estamos haciendo el juego. ¿Piezas de cuál tablero somos? ¿Por qué decidir en un momento dado votar o no votar?, ¿Quién me lo pide, bajo qué trayectoria y con cuáles argumentos?... Activemos nuestra memoria. Acudamos a la historia. Analicemos la información. Aprendamos a leer entre líneas. Seamos autocríticos, estratégicos y, sobre todo, más humildes. Un voto por quién sea va a ser decisivo. Hoy, como nunca, hay demasiado en juego.

    ResponderEliminar
  12. Es verdad... bueno, no sé si sea verdad, pero coincido en eso de que no existe un lider, caudillo o representante químicamente puro y, por ende, que pueda, para decirlo contigo "erigirse autoridad moral de nadie". Es el caso de los candidatos, y con mucha menor medida de la candidata, a la presidencia de la República y, por supuesto de Marcos. Coincido, por tanto, también en que no se ha hecho la autocrítica nacesaria, mucho menos la suficiente respecto a un movimiento como el zapatismo y su "lider", ni del perredismo y su actuación que parece dejarse olvidados en el cajón de algún escritorio igual o más olvidado aún los principios que le dieron razón de ser, lo mismo que de sus "líderes" y candidatos. Creo, lo mismo que tú, que podemos terminar haciéndole el juego, como dijera en un debate privado Octavio Rodríguez Araujo -cito de memoria-, a las ideas que ni tú ni yo queremos que lleguen al poder; pero creo también que ése juego se puede hacer desde la abstención, el voto en blanco o el tache sobre algún logo partidista si lo que hay detrás de estas decisiones electorales es la ausencia de una organización o un quehacer cotidianos para ponerse a la altura, ya de su abstención, ya de su voto en blanco, ya de su tache, y a eso es a lo que invito en la Carta Abierta...; no a que no voten, sino a que votando no se queden de brazos cruzados luego de haberlo hecho. Esta vez, y ello también está en la intención de la Carta Abierta..., lo que ha ocurrido en Texcoco-Atenco viene a ser un llamado a decidir quedarse atrás de la boleta electoral por tres o seis años, o ponerse delante de ella. Nadie, retomando la idea inicial de tu comentario (creo) puede erigirse con la calidad moral suficiente para pedirte votar o no votar, por más trayectoría y mejores argumentos que tenga... ni a ti ni a nadie; y eso me incluye. A raíz de mi carta "a quienes votarán" (no a quienes votarían), lo más fácil es argumentar que con mi no voto o mi voto en blanco o mi voto equis, por querer articularme como adherente de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona en torno a la Otra Campaña, estoy haciéndole el juego a la derecha; ¿cuál es -pregunto yo ahora- su trayectoría, sus argumentos y su calidad moral para querer incidir en mi preferencia electoral? Sobre todo cuando ése no es el punto a debatir. Yo estoy dando por sentado que irán a las urnas y votarán; pero veo, con tristeza, que la participación política de much@s se limitará sólo a acudir a las urnas el 2 de julio, cuando antes de eso están pasando cosas terribles. Claro, como eso no tiene que ver con "su" partido ni con "su" candidato es como si no pasara. ¿Quién le hace el juego en este caso a la derecha? Lo que sucedió en Texcoco-Atenco y lo que se ha desprendido de ello, me refiero a las detenciones arbitrarias, la tortura generalizada, el manejo de la condición de mujer como botín de guerra, la satanización vía los medios masivos de comunicación, no sólo tienen como destinatari@s a quienes nos movemos enrededor de la Otra Campaña; también lleva dedicatoria a tod@s y cada un@ de quienes pretendan siquiera mover un dedo para protestar. Esta vez nos tocó a nosotr@s; pero ya antes les ha tocado a otr@s. En Morelos, por ejemplo, creo que los casos más emblemáticos son, aunque con características propias, Tlalnepantla y el Frente Cívico pro Defensa del Casino de la Selva. Gracias, pues; tanto por la invitación a la crítica y la autocrítica, que creo no deberíamos echar en saco roto; como por lo que desde tu trinchera ciudadana hagas no sólo para exigir justicia, sino para que "estas acciones y reacciones no sean el recurso final para resolver tantos problemas". De eso es de lo que hablo. Así tú votas o no, o lo haces en blanco, y yo hago lo mismo; pero sumamos nuestro sentirnos engañados y pensamos no sólo en función del 2 de julio, sino de todo el futuro que nos espera; precisamente, porque hoy como nunca hay demasiado en juego.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario