Hecho en México, visto en Mérida.


Ubicarse en el primer cuadro de la Mérida de Yucatán puede significar colocarse en el cruce exacto de tres o cuatro mundos que conviven mirándose de soslayo entre el rencor, el desprecio y una sui generis tolerancia.

Si se camina hacia el norte, la opulencia irá apareciendo tras la belleza arquitectónica que rinde tributo a quienes sometieron a hierro y fuego a los pueblos originarios de estas tierras o hicieron todo lo posible para que su india pisada no percudiera la blancura de la ciudad durante la Guerra de Castas.

Si se va hacia el sur, la miseria que carcome primero los bolsillos y luego los cuerpos se asoma con impudicia tras las cantinas y las calles cada vez más oscuras y menos pavimentadas, ricas en dignidades que el trabajo multiplica endureciendo manos y miradas a contrapelo de traiciones bajo la ley del sálvese-quien-pueda.

Hacia el oriente, si se atraviesa el parque de Santa Lucía, se pasa frente al Teatro Pedrito de don Wilberth Herrera y se sigue derecho, se puede llegar a la esquina de la casa pintada de rojo que en el nombre no sólo ostenta su domicilio, sino su herencia histórica: La 68.

Allí, uno puede toparse con la gigantura de las mujeres de Indignación, las entrañables «Costureras de Sueños» y sus Monólogos de la máquila o, gracias a las lentes de Juan Carlos Rulfo y Carlos Hagerman, las familias de Los que se quedan. Y, también, cosas de la pluralidad, con filmes como Hecho en México.

El documental realizado por Duncan Bridgeman es de una mixtura musical y de imágenes a veces deliciosa; una suerte de largometraje turístico políticamente correcto que dice querer ser «una reflexión inspiradora sobre lo que es la ‹mexicanidad› hoy en día»; pero, sobre todo, es una película «bonita» que mira hacia los márgenes de manera melodramática y nacionalista.

En Hecho en México, se muestra lo «bonito» que también puede ser éste país amenazado por el narcotráfico y sus socios en los gobiernos de todos los colores y niveles; pero, igual, se edulcoran y reducen la indignación y la resistencia que en estas tierras se caminan en un pastiche que cierra los ojos para no ver las uñas sucias de la miseria (Benedetti dixit) y aleja la vista del saqueo y la ignorancia promovidos por quienes rescatan centros históricos y producen películas “buena onda”.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Es 2 de enero, casi 3; sin embargo, mi memoria da vueltas y vueltas en el 1.

Esto no se acaba hasta que se acaba.

El teatro, un león de peluche con garras de tela.