La otra cara (U láak' táanich) / I: Antecedentes.

Como parte de su compromiso con la promoción del desarrollo de las capacidades humanas, así como el libre ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, Yaaxil Tu Ser, Desarrollo e Integridad, A.C. (Yaaxil) llevó a cabo un programa de educación con adolescentes y jóvenes mayas para la promoción y el ejercicio de sus derechos humanos, sexuales y reproductivos, con financiamiento de la W. K. Kellogg Foundation (Fundación Kellogg) y el apoyo tanto de Investigación y Educación Popular Autogestiva, A.C. (IEPA, A.C.) cuanto de la Universidad Campesina e Indígena en Red (UCI-Red).

La Fundación Kellogg, según el Observatorio de la Cooperación Internacional para el Desarrollo en México, fue creada en 1930 por W.K. Kellogg para «ayudar a la gente a ayudarse a sí misma» por lo que desde su origen «se ha centrado en capacitar individuos, comunidades e instituciones para que resuelvan sus propios problemas» en el marco de «cuatro áreas de interés: salud, sistemas de alimentación y desarrollo rural, juventud y educación, y filantropía y voluntariado»; en su página web, la Fundación Kellogg refiere que su labor para América Latina y el Caribe se ha enfocado, desde la década de los cuarenta, en cuatro prioridades: Niños Sanos (Healthy Kids), Niños Educados (Educated Kids), Familias Seguras (Secure Families) y Participación Cívica y Equidad (Civic Engagement and Equity).

Si bien los proyectos apoyados por la Fundación Kellogg no parecen responder solo a una de estas prioridades y, asimismo, el programa de educación de Yaaxil cuenta con elementos que podrían ubicarlo en cualquiera de los cuatro rubros mencionados líneas arriba, puede asegurarse que su mayor incidencia será en el ámbito de la participación cívica y la equidad, pues, promueve la organización comunitaria de sectores vulnerables tanto por su edad (jóvenes) como por su género (mujeres) en un contexto identitario y de inclusión, coadyuva en el desarrollo del liderazgo natural de las y los promotores juveniles y busca la articulación efectiva con las organizaciones de la sociedad civil y las instituciones locales de gobierno.

En lo que a la articulación con otras organizaciones de la sociedad civil en torno al programa de educación para la promoción y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes toca, junto a Yaaxil caminaron, por un lado, IEPA, A.C., organización que «trabaja con y para niñas, niños y adolescentes, dedicada a generar espacios de participación para contribuir a la transformación y construcción de nuevas relaciones sociales, orientadas a la promoción de la libertad, la justicia, la paz, el respeto a los derechos humanos, sociales, económicos, culturales y ambientales, a través de la educación popular, la investigación participativa, el arte y la incidencia social y política» y la UCI-Red, organización que «impulsa el tejido de una red de comunidades de aprendizaje que se proponen la producción, gestión de conocimientos y la formación de personas y sujetos sociales para fortalecer procesos de autonomía social y alimentar la lucha por un mundo justo y humano», y, por otro lado, Teatro Hacia el Margen, una asociación civil constituida para el estudio, la creación y la difusión del arte escénico en los diversos aspectos que éste abarca, con un especial énfasis hacia los grupos social o culturalmente marginados, en la doble vía de llegar a ellos y traer su voz, y Tapanco Centro Cultural, un espacio independiente enfocado al desarrollo de las artes escénicas, la recreación y el esparcimiento, donde se gestan y/o acompañan lo mismo espectáculos diversos, que intercambio de experiencias escénicas entre los grupos artísticos y la comunidad donde estos crean, poniendo un fuerte énfasis en la construcción y consolidación de nuevos públicos.

IEPA, A.C. ha concentrado su accionar en cuatro líneas estratégicas: política pública, educación, reducción de riesgos de desastres y desarrollo integral de adolescentes y jóvenes; en esta última, contempla «el uso de propuestas metodológicas y técnicas basadas en el arte y otras estrategias lúdicas y creativas»; particularmente, las artes escénicas y el juego. La UCI-Red, por su parte, organiza su trabajo en los siguientes cuatro programas: la asesoría solidaria a organizaciones de la sociedad civil, la formación especializada y gestión del conocimiento, la consultoría en educación y procesos de planificación y el acompañamiento de procesos locales para la elaboración de futuros deseados y la lucha para una vida digna.

En Teatro Hacia el Margen, se parte de la creencia de que «ya es hora de ir modestamente hacia todos los márgenes para entregar la propia voz a quienes se ven obligados a habitarlos y hacer propias, también, sus propias voces», pues, sin tratar de hacer altruismo a la manera de las limosnas tradicionales ni de la bondad desinteresada, cree que «llegar a los márgenes, analizarlos y conocerlos, hacerlos propios y lograr una expresión conjunta significa participar en la salvación de un futuro que, para todos, se ve cada día más oscuro». Entre los objetivos primordiales de Tapanco Centro Cultural quiero resaltar, para el caso del proyecto de Yaaxil, los siguientes: a) Proporcionar a los grupos independientes espacios adecuados para desarrollar proyectos artísticos, desde la planeación hasta la  representación de los mismos, asegurando así que los proyectos obtengan las condiciones óptimas de desarrollo; b) Impulsar proyectos artísticos independientes y de vinculación social relevantes para la localidad; c) Ofrecer formación artística y cultural accesible a sectores vulnerables de la sociedad, y d) Ofrecer programas de formación y actualización de las artes y la cultura a artistas y sociedad civil en general.

El taller-acompañamiento «La Otra Cara» busca, aprovechando esta confluencia, brindar a las y los jóvenes promotores formad@s técnico-temáticamente en la promoción y el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, tal y como se comprometió Yaaxil con la Fundación Kellogg, un conjunto de herramientas teatrales básicas que puedan ser empleadas en la promoción y el ejercicio de sus derechos humanos mediante la experiencia concreta de realizar una práctica escénica susceptible de ser representada en las comunidades de las cuales provienen ellas y ellos mism@s, muy en la línea estratégica de IEPA, A.C. con base en el juego y la creatividad, en estrecha coincidencia con el objetivo del programa de acompañamiento de procesos locales para la elaboración de futuros deseados y la lucha para una vida digna de la UCI-Red., compartiendo la creencia de Teatro Hacia el Margen de entregar la propia voz a quienes habitan en los márgenes y hacer propias, también, sus propias voces e impulsando proyectos artísticos independientes y de vinculación social, como aspira Tapanco Centro Cultural.

Comentarios