Kaaxankilil, la experiencia terapéutica del Sistema Río Abierto en la Mérida de Yucatán.

A Malky Castro Zavala le gustaba bailar desde que era una niña, eso la llevó a estudiar danza contemporánea en el Centro Estatal de Bellas Artes de Yucatán; allí, fue descubriendo que «cuando me conectaba con mi cuerpo y mi movimiento, pasaban cosas dentro de mí; me sentía más lúcida, más creativa, más vibrante.» Así fue naciendo su interés por conocer y explorar qué era lo que le pasaba dentro suyo y, en ese buscar, conoce la Fundación Río Abierto, creada en 1966 por la terapeuta María Adela Palcos en Buenos Aires, Argentina.

Luego de tres años de una formación profesional directa con la misma María Adela y sus colaboradoras y colaboradores más cercanos, Malky regresa a México y, en especial, a su propia tierra, donde se da a la tarea de ir creando y participando en diversos proyectos para ir involucrando a otras personas a pasar por la experiencia del trabajo terapéutico que ella misma descubrió por la vía del cuerpo.

El Sistema Río Abierto, nos dice Malky, se basa en técnicas psicocorporales cuya finalidad es contribuir al desarrollo integral del ser humano; así que «después de un recorrido por el estudio del Sistema, decido continuar mi búsqueda; en ella, voy descubriendo muchas maneras de trabajar, de respirar, de estar presente conmigo y con otras personas. Esta búsqueda me permite desarrollarme aún más en mis totalidades: aprendo a darle paso a mi intuición y, a través de ella, a dejarme fluir.»

Así nace Kaaxankilil, un lugar y un tiempo donde las personas puedan expresarse con toda su grandeza, a partir del cuerpo en su totalidad; un espacio de búsqueda constante para alcanzar un estado de equilibrio físico, psíquico y espiritual que permita el desarrollo como seres humanos a quienes se acerquen a conocer su propuesta de trabajo. «Invitamos a la gente a expresarse a través del cuerpo y su movimiento, pasando por la experiencia del encuentro consigo mismo y con el otro, desde el juego, el baile.»

Desde su fundación hace casi 50 años, el Sistema Río Abierto se ha expandido a más de una decena de países como España, Italia, Uruguay, Brasil, Israel, Estados Unidos, Rusia, Alemania, Austria, Suiza y, por supuesto, México. En nuestro país, sólo existen tres experiencias de este tipo: Río Abierto México, en la ciudad de México, Distrito Federal; Río Abierto Laguna, en Torreón, Coahuila, y Kaaxankilil, que bajo la coordinación general de Malky tiene su sede en Mérida, Yucatán.

La presentación formal de Kaaxankilil ocurrió la mañana del pasado 17 de enero en el marco de lo que fue su primera Clase Masiva de Movimiento Vital Expresivo del año: «una a una, uno a uno, fueron llegando las y los invitados de honor al nacimiento de un proyecto que ya ha dejado de serlo para volverse realidad y que aún lo sigue siendo para proyectarse hacia un mañana de crecimiento, reflexión, descubrimiento, placer, confrontación y autoconocimiento armónicos.» Ahora, este sábado 16 de mayo, va por la segunda edición del 2015.

Las clases masivas de Movimiento Vital Expresivo son sesiones únicas en las cuales se genera «un clima de armonía, confianza y placer de estar juntos; de energía grupal que favorece y torna agradable lo que se hace: el descubrimiento que hacemos de nosotras y nosotros mismos como parte del encuentro y el contacto con las y los demás en un presente que se recrea con el movimiento del cuerpo, de las emociones.» Esa vez, nos cuenta Malky, 56 almas vibraron al ritmo de la música del siempre solidario y generoso Gerardo Avilés.

«La invitación es a movernos con la música, con las emociones, con los impulsos vitales; a, como dice Vicenzo Rossi, poner el cuerpo en un viaje hacia la propia identidad, hacia el centro de nosotras y nosotros mismos en medio de profundas y sutiles alianzas que no se expresan con palabras, pues, el movimiento es un puente entre las más altas frecuencias del pensamiento, del sentimiento, de lo bello, de lo verdadero, de lo sublime, y las más bajas frecuencias de la materia, de lo concreto, lo sólido, lo visible.»

Cada clase masiva antecede a la puesta en marcha de un proceso terapéutico que va más allá de la experiencia inicial de estas mismas clases, el llamado Grupo Abierto de Movimiento Vital Expresivo: un grupo mixto cuyas sesiones están organizadas en períodos de diez encuentros-sesiones cada uno «donde el descubrimiento y el trabajo sobre sí echa mano de la técnica psicocorporal de Movimiento Vital Expresivo como puente para que cada quien, de manera individual, llegue a sus propios darme cuenta, cómo estoy, qué necesidades tengo

El primer grupo abierto, llamado así para diferenciarlo de los grupos cerrados donde el trabajo terapéutico es mucho más profundo y personalizado y quienes participan en ellos se comprometen a mantenerse constantes y “presentes desde la presencia” de principio a fin de los procesos, se llevó a cabo del 31 de enero al 25 de abril, logrando convocar a hombres y mujeres de diversas edades, profesiones y condiciones socioeconómicas, provenientes incluso de entidades federativas, como Nuevo León, Puebla, Quintana Roo y el Distrito Federal; además, por supuesto, de Yucatán. El siguiente grupo abierto tendrá lugar del 30 de mayo al 8 de agosto y ya ha comenzado a registrarse la gente que quiere ser parte de él.

Kaaxankilil «es un viaje hacia tu interior, donde te vas descubriendo una y otra vez dándote la oportunidad de reconciliarte y amarte con todo tu ser. Kaaxankilil es una apuesta por la salud consciente que nos lleve hacia la armonía y nos permita seguir en la búsqueda de la expresión de nuestro ser potencial», pues, explica Malky, Kaaxankilil significa en maya búsqueda; pero, no una búsqueda cualquiera, sino una búsqueda constante, permanente: «en la maya, para decir encontrar se dice buscar porque la idea de hallazgo está en la misma búsqueda: uno encuentra porque busca y al encontrar sigue buscando.»

Ahora bien, lejos de esas experiencias hoy tan de moda que en nombre de una felicidad individualista desconectada de todo levantan bunkers para que sus mundos internos no se “contaminen” con la supuesta infelicidad de los que día a día se viven y sobreviven en el mundo de afuera, Kaaxankilil ofrece su experiencia a instituciones públicas, empresas del sector privado y organizaciones de la sociedad civil interesadas en el logro de sus metas y objetivos de la mano de una mejor calidad de vida de sus integrantes; así fue como la Sesión del B del Módulo Cero con la cual inauguramos el Seminario de Actu@cción: herramientas escénicas para la actuación social, de Sacbé, Circuito regional de artes escénicas, consistió justo en una de sus clases masivas.

María Herrera Páramo, directora del Instituto Municipal de la Mujer de Mérida (2012-2015), con el cual Malky viene colaborando desde hace dos años, recomienda en el vídeo institucional de Kaaxankilil conocer y estar en la experiencia de las técnicas psicocorporales: «Para mí es un modelo de atención que deberíamos estar haciendo todas las instituciones públicas como parte de una prestación hacia una calidad de vida para las y los trabajadores de cualquier lugar.»

Como completo ideal al trabajo de búsqueda personal que se hace mediante el Movimiento Vital Expresivo, Malky misma emplea la técnica psicocorporal del Masaje Terapéutico que, al concebirse desde el Sistema Río Abierto como una relación de ayuda «que permite a la persona conectar con las propias necesidades emergentes en medio de la autoobservación», puede ser:

a) Masaje Circulatorio: Reequilibra la energía redistribuyéndola en todo el cuerpo a través de canales energéticos, dirigiéndola de las zonas más cargadas a las menos cargadas redistribuyéndola en todo el cuerpo, y

b) Masaje Correctivo: Destraba zonas a las que la persona no llega por sí misma, removiendo obstáculos o bloqueos y reacomodando la postura; con la posibilidad de poder ver cómo ésta puede influir en la postura de la persona ante la vida.

Queda, entonces, abierta la invitación para ser parte de esta experiencia terapéutica que al parecer es única en su tipo en Mérida, Yucatán; lo que explica que el cupo de 50 personas para el sábado esté a punto de completarse. Así que si usted busca relajarse un rato, energizarse otro o simplemente estar y sentirse bien, no estaría nada mal que se acercara a conocer la propuesta de Kaaxankilil, un proyecto que muy pronto se irá consolidando como un referente ético, profesional e innovador para quienes mediante el desarrollo de su potencial deseen alcanzar una condición de salud integral consciente en una búsqueda constante hacia la autorrealización; quien quita y se da cuenta que ya también usted se va encontrando porque se busca y, al encontrarse, se sigue buscando.

Comentarios